El fraude del siglo: en los puños de Manny Pacquiao


Por Vladimir Sena, editor

Santo Domingo, mayo 2015, La tan anunciada pelea del siglo, rindió sus frutos económicos solo para los dos que la escenificaron, Floyd Money con 180 millones de dólares y Manny PacMan Pacquiao, con 120 millones; a sabiendas de que su condición física no le permitía a Manny llevar a cabo una pelea a la altura de las expectativas generadas, ahora no se hacen esperar las demandas, de lo que consideran como la estafa del siglo.

6441162-3x2-940x627

Pero vamos a verlo desde el punto de vista de Floyd, postergar aún más esa larga espera de cinco largos años tras los cuales acepta el reto; retrasarlo por una lesión. Y ese dinero comprometido. Hubiese perdido el Manny sin tirar un golpe; o como villano de la película Mayweather. Se metió en miedo -dirían algunos-. Desde el punto de vista de Manny Pacquiao, son 120 MM, que no caen nada mal para una bolsa en el retiro de la buena vida. Para que volver a tirar un golpe más, si al final lo que se persigue en el dinero, el money, los cuartos. Se imaginan ustedes la presión que sintió Manny, cuando le advirtió al juez que tenía problemas en sus hombros; es una situación de seguridad nacional.

Esas personas que habían pagado hasta medio millón de dólares por un asiento. Más los que pagaron el pesaje, cómo reaccionarían, volverían a reservar en el MGM, para ver una pelea postergada y que pudiera entrar un futuro incierto de la presentación. A PacMan le queda recoger sus maletas he irse a disfrutar de su dinero, claro!, junto a su equipo de trabajo y familia, porque ya como boxeador, tiró la toalla.

en_la_pelea_del_siglo

Los que apostaron a Money, la minoría ganaron grandes cantidades de dinero, los que apostaron a PacMan, perdieron al doble, pues habían sumado a sus ahorros, las esperanzas de un triunfo que no llegó, y como el juego de la vida uno gana, otro pierde, y como no fue el caso otro empata. De lo que si estamos seguros es que la tan esperada pelea del siglo no llega. Y la seguimos esperando.

 

 

Comments

comments