El antilíder: La doña y su séquito


Por Vladimir Sena

Dicen que los líderes no nacen, se hacen. Si embargo, hay personas que sin preparación son capaces de sentir que lo son, confundiendo sus malas actitudes con liderazgo. Airam Sánchez, presidenta de la International Coach Federation (ICF) en su capítulo de México, cuenta que mientras daba asesoría y hacía la evaluación de una empresa, uno de los gerentes respondió confiado que era un buen líder. La sorpresa llegó cuando no sólo encontró que sus empleados decían todo lo contrario y que había molestia por las actitudes del supuesto líder.

“El antilíder es aquel que va en contra de él mismo, ni siquiera de la organización o de los equipos, sino contra él mismo. Es autocrático y manipula o grita cuando necesita que se hagan las cosas, y en ocasiones infunde miedo”. Airam Sánchez

Rodearse de personas especiales es una de las características que forman parte de la definición de un líder, pero el hecho de que estas personas tiendan a ser explotados en conocimiento, y que los beneficios de su trabajo, fruto del colectivo, recaigan sólo en esa persona cuyo esfuerzo es tan mínimo, por no decir insignificante.

Haciendo uso de las influencias, lo único que pueden exhibir. Es por esto que ante estas caracteristicas nos adentramos en dar a conocer al personaje que forma parte del título, apuesto a que puedes identificar alguien estas cualidades en tu entorno laboral.

La doña, ladrona de ideas, vendedora de sueños, traicionera, nepotista, descortés y abusadora con los empleados que no comparten sus ideales, o que de una u otra forma la soportan, más por salario que por satisfacción de trabajar con ella. La doña se hace acompañar de un séquito de adulones y bufones, que a pesar de que algunos de estos son copias vivas de su antilider, otros tienen capacidad sobrada y experiencia, pero también deben celebrar los chistes, secundar sus críticas a cualquier persona y una que otra vez, servir de chop@s, no sólo en el trabajo, sino también para asuntos personales, fuera de la empresa en la cual presta sus servicios. De no ser por los lazos cuasi familiars que la unen a la empresa o institucion para la cual ofrece sus servicios, no pudieran exhibir posiciones, pues con su accionar por todos conocidos de generación en generación, le permiten corromperse y por medio a esto corromper a los demás, pues antes sus claros actos de nepotismo, corruptela y expresa discapacidad gerencial se mantienen en los puestos por largos periodos de tiempo.

El antilider tal y como presenta la definición introductoria es una persona que cree tener conociemiento superior, aunque en su accionar, no sean propios y más bien suplido por algunos de los miembros de su séquito, los únicos que pueden gozar de ciertos privilegios, siempre acompañados de frases que le recuerden, que su salario depende de ella, y que aunque no aporte a ellos- tu familia-, te recuerda constantemente que tu trabajo y el bienestar de estos depende de ella, como queriendo decir sirverme mientras yo esté aquí, que ella es la única que puede garantizar tu permanencia en la empresa o tu salida de ella, aún en franca violación de todos los procedimientos legales.

La doña (ese personaje ficticio), es tan inteligente, que seguramente está leyendo este artículo, pues alguno de los miembros de su séquito presenta esta historia como una crítica, cuando en la esencia de nuestro contenido, esta orientada a hacer reconocer un antilider, y como, de una u otra forma evitarlos en identificarlos a tiempo, que no sea demasiado tarde para rectificar las formas del liderazgo, aunque el camino recorrido haya sido oscuro a veces iluminados por las luces, que aunque no propias, le han servido para llegar y permanecer. Puede sonar contradictorio, pero le apuesto a que si no fuera por los parches puestos en su carrera laboral, la doña (El Antilider), estuviera rindiendo cuentas, no cuentos, como hace ahora.

Este artículo forma parte de una serie que constituirán las páginas de un libro, que narra #misvivencias.

Fuentes consultadas

http://www.altonivel.com.mx/46566-manual-para-identificar-a-un-antilider-en-tu-empresa/

Comments

comments