Se lamben alcalde de Filipinas, acusado de narcotrafico por el presidente Duterte


Por Vladimir Sena

Filipinas. El alcalde de Filipinas acusado por el presidente Duterte de comercio ilícito de drogas resulto muerto a tiros. La guerra contra las drogas del presidente Duterte habría provocado la muerte de más de 7.000 personas en este año, ahora le tocó el turno a un alcalde filipino a quien el presidente acusó de tener vínculos con el narcotráfico.

Reynaldo Parojinog, alcalde de la ciudad de Ozamiz en la isla de Mindanao, fue asesinado junto con su esposa y otros 10 miembros de su seguridad mientras se encontraba en su casa. Los oficiales que intervinieron en la operación fueron recibidos a tiro por la seguridad del alcalde, quienes calleron abatidos por la guardia nacional. Se dice que más de 7.000 personas han muerto desde que Duterte lanzó una guerra contra el tráfico de drogas en julio de 2016. La policía estaba cumpliendo una orden de arresto cuando los guardias de seguridad del señor Parojinog “recibieron una descarga de fuego”, “Los Parojinogs, si se recuerda, están incluidos en la lista del Presidente Duterte de personas involucradas en el tráfico de drogas ilegales”, dijo en un comunicado el portavoz del señor Duterte, Ernesto Abella. Un portavoz de los Parojinogs negó que hubiera habido intercambio de fuego y dijo que equipo de seguiridad del alcalde no disparó un tiro. El hermano del Sr. Parojinog también fue asesinado en la incursión del amanecer en Ozamiz. Su hija, la vicealcaldesa de la ciudad, fue arrestada y enfrenta cargos relacionados con delitos de drogas, dijo la policía. Oficiales recuperaron rifles, efectivo y drogas ilegales en la dirección, según el jefe de la policía provincial Jaysen De Guzmán.


Parojinog es el tercer alcalde filipino que muere en la represión sangrienta del gobierno contra los narcóticos, en la que el señor Duterte ha señalado a funcionarios locales, policías y jueces.
El movimiento lo ha hecho popular entre muchos filipinos, pero ha sido condenado por grupos de derechos humanos y otros críticos. Duterte asumió el cargo hace poco más de un año tras una campaña electoral en la que prometió matar a decenas de miles para poner fin al tráfico de drogas ilegales. A principios de este mes, los legisladores en Filipinas votaron abrumadoramente para extender la ley marcial en Mindanao para ayudar a lidiar con la violencia en la isla vinculada a una insurgencia islamista. El Sr. Duterte dijo que la extensión era necesaria para aplastar a la insurgencia, pero sus críticos han dicho que es parte de una toma de poder más amplia.

Comments

comments