Tiembla Maduro por sanciones de Trump


Las sanciones financieras impuestas a Venezuela el viernes por Estados Unidos provocaron inmediatamente la reacción esperada de Nicolás Maduro y su gobierno dictatorial, dijo que impactarán a la economía de su país y advirtió que podría precipitar un incumplimiento de deuda.

La orden ejecutiva firmada el viernes por el presidente Donald Trump prohíbe comprar o vender nuevas emisiones de deuda de Venezuela y la estatal PDVSA, precisamente con el objetivo de cortar los fondos que sostienen a la “dictadura” de Maduro.

La Casa Blanca señaló en un comunicado que las sanciones “están calibradas cuidadosamente para retirarle a la dictadura de Maduro una fuente crucial de financiación para mantener su régimen ilegítimo, proteger al sistema financiero estadounidense de la complicidad con la corrupción de Venezuela y el empobrecimiento del pueblo venezolano, y permitir la ayuda humanitaria”.

Pero Maduro dijo en una cadena de radio y televisión desde el palacio de gobierno que las medidas generarán un “gran daño económico, financiero y energético”, y le quitarán la “solvencia financiera” a Venezuela.

“Afectan directamente a los tenedores de bonos o instrumentos financieros de deuda en los Estados Unidos ¿Por qué lo hacen? Porque el Gobierno de Estados Unidos y la oposición han buscado que Venezuela caiga en default, que Venezuela no pague (…) Se le quemaron los bonos en las manos”, agregó.

Estados Unidos compra 800.000 barriles diarios de petróleo, es decir, un 42% de los 1.9 millones de barriles que produce.

La orden marca una significativa escalada en las recientes sanciones individuales impuestas por Washington contra Maduro y funcionarios de alto rango, para castigarlos por su rol en socavar la democracia en el país petrolero y la violación de los derechos humanos, de acuerdo a la administración de Trump.

El decreto prohíbe que los estadounidenses operen con nuevos bonos venezolanos, lo que dificultará la refinanciación de la fuerte carga de deuda de Petróleos de Venezuela (PDVSA), en momentos en que la firma había adelantado que podría buscar aligerar sus próximos pagos, como lo hizo el año pasado, lo que usualmente requiere nuevas emisiones.

La decisión también impide que la refinería de Venezuela en Estados Unidos Citgo Petroleum envíe sus dividendos al país sudamericano, confirmó el mandatario.

“Prácticamente Donald Trump ha decretado el cierre de Citgo porque le impide a Citgo cualquier funcionamiento financiero”, dijo Maduro. “Estamos en plena evaluación para las medidas de defensa que vamos a tomar de nuestra empresa”, añadió.

La orden, sin embargo, no prohíbe el comercio de crudo, lo que habría remecido a la industria petrolera y habría sumido a Venezuela en una crisis económica aún más severa, en medio de escasez de alimentos y una galopante inflación.

No obstante, Maduro advirtió que la medida afectará la venta de crudo de Venezuela a Estados Unidos, porque los bancos se verán impedidos de emitir cartas de crédito para asegurar los despachos.

Comments

comments